Es un dolor agudo, punzante. Se trata de ignorar, pero en la mayoría de los casos es imposible. Es tan intenso que el cuerpo se contorsiona y es tan común que la mayoría de las personas lo ha padecido en algún momento de sus vidas.

Se trata del dolor de bazo o flato, que se conoce en el mundo científico como el dolor abdominal transitorio relacionado al ejercicio.

Esta molestia suele aparecer en un costado del cuerpo cuando se hace cierto tipo de actividad física, por lo general con un alto grado de intensidad, y para muchos corredores termina siendo su perdición.

Pero todavía no se sabe a ciencia cierta qué lo origina.